Cada año la mayoría de los alumnos que salen del bachillerato no logran ingresar a la institución de educación superior de su preferencia. Por ejemplo, en la Universidad Nacional Autónoma de México en julio de 2015, sólo el 11.43 por ciento logró cumplir con el número de aciertos requeridos por las carreras de su preferencia. En el Instituto Politécnico Nacional fue aceptado el 26.59 por ciento de los alumnos que solicitaron su ingreso. Respecto a los estudiantes que presentaron el examen de admisión de la Universidad Autónoma Metropolitana, apenas el 10.4 por ciento pudo entrar a una de las carreras que ofrece esta institución.

Los datos anteriores revelan que la probabilidad de acceder a la educación superior en nuestro país es lamentablemente baja. En este sentido, puede que el esfuerzo que hayas realizado para entrar a alguna universidad no rinda los resultados que deseas, sin embargo, no te desanimes y utiliza el año que no vas a estudiar para fortalecer tu desarrollo profesional; piensa que no solo con la universidad te puede ofrecer habilidades para tu futuro.

A continuación te recomendamos algunas actividades para que aproveches tu año de espera.

Aprende algún oficio de tu interés.
Busca algún curso de capacitación para el trabajo que se acople con tus gustos; generalmente tienen una duración de 3 a 4 meses y son ampliamente valorados en diversos centros laborales. Los Centros de Capacitación para el Trabajo (CECATI) son una buena opción ya que cuentan con una amplia variedad de oficios.

Estudia algún idioma.
Si durante el bachillerato se te dificultó el inglés, ahora es el momento para fortalecer tu posesión de ese idioma. Adicionalmente, busca aprender otra lengua, priorizando aquellas que se vinculen con la profesión en las planeas desempeñarte.

Obtén experiencia laboral.
La falta de experiencia laboral al finalizar la educación superior es un gran problema que muchos jóvenes enfrentan a la hora de buscar un trabajo. Para evitar este problema, busca lo antes posible un trabajo, y si se vincula con la carrera a la que deseas entrar, mucho mejor.

Toma un diplomado.
Una forma de mejorar tu currículum es cursar un diplomado. La mayoría de estos cursos pueden tomarse con la preparatoria concluida y pueden servirte como una introducción a tu futura carrera universitaria.

Continua estudiando por tu cuenta.
Aprovecha el tiempo que tendrás libre para seguir estudiando para el siguiente examen de admisión. Considera que dispondrás de un mayor tiempo para planificar tus estudios y que ya cuentas con la experiencia para poder contestar mejor la prueba de ingreso. Asimismo, no te aferres a una sola carrera y busca otras opciones que concuerden con tus intereses.

Fuentes:

La Jornada, Admite la UNAM sólo a 11.4% de 60 mil aspirantes, 19 de julio de 2015

Excélsior, Sólo uno de cada 10 aspirantes logra entrar a la UAM, 24 de julio de 2015

Excélsior, Quedan 64 mil 440 aspirantes a nivel superior fuera del IPN, 9 de agosto de 2015